Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Escudo de la Junta de Castilla y León; Página de inicio

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Familia, mujer, adicciones

Redes Sociales

  • Twitter. Abre una nueva ventana
  • Facebook. Abre una nueva ventana
Contenido principal. Saltar al inicio.

Programas dirigidos a reducir los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de drogas

La conducción de vehículos bajo los efectos del alcohol, cannabis y otras drogas eleva de forma importante el riesgo de tener un accidente de circulación.

Desde el Plan Regional sobre Drogas de Castilla y León, en colaboración con los Ayuntamientos de más de 20.000 habitantes y las Diputaciones Provinciales se realizan los siguientes programas de reducción de los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol y otras drogas:

  • Taller de Reducción de Infracciones y Accidentes de Tráfico (TRIAT)

El Taller de Reducción de Infracciones y Accidentes de Tráfico (TRIAT), tiene como objetivo incrementar la percepción de riesgo y la toma de conciencia del peligro asociado al binomio consumo-conducción, de personas en tratamiento por consumo de drogas. La población destinataria del TRIAT es la siguiente:

  • Pacientes atendidos en los dispositivos de tratamiento ambulatorio de la Red de Asistencia a Drogodependientes (RAD), conductores de vehículos a motor y ciclomotores.
  • Prioritariamente, conductores con medidas alternativas a la privación de libertad por delitos contra la seguridad vial / Trabajos en Beneficio de la Comunidad (TBC) o sancionados por vía administrativa o por infracciones al código de circulación.
Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaTaller de Reducción de Infracciones y Accidentes de Tráfico (TRIAT) (3.550 kbytes)

El TRIAT ha sido pilotado en 2021 por 9 entidades de la RAD. El resultado de su implementación se recoge en los informes, cuyos datos se han extraído de los cuestionarios pretest-postest aplicados a los participantes y de los cuestionarios de evaluación del proceso cumplimentados por los profesionales que lo han aplicado.

Esta línea de intervención se dirige a empresarios y profesionales de hostelería con el fin de promover una dispensación responsable de bebidas alcohólicas. Con ella se persigue que los establecimientos de hostelería se planteen como objetivos complementarios de sus servicios, no suministrar bebidas alcohólicas a menores ni a personas intoxicadas, y evitar que los clientes conduzcan si han consumido alcohol, persuadiéndoles para que utilicen otras opciones alternativas como trasporte público, taxi, avisar a otra persona, etc.

  • Talleres formativos de reducción de los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol, cannabis y otras drogas en el ámbito educativo

Estos talleres tienen como finalidad aumentar la percepción de riesgo, reducir los daños asociados al consumo de alcohol-conducción y cannabis-conducción, reforzar la idea de que la conducción es incompatible con cualquier consumo de alcohol y otras drogas como el cannabis, potenciar habilidades de resistencia y de toma de decisiones ante las presiones al consumo y,  promover alternativas seguras en lugar de conducir bajo los efectos del alcohol y otras drogas o ser pasajero de un vehículo conducido o alguien que las haya consumido.

Los talleres se ofertan principalmente en centros educativos con alumnado de bachillerato, formación profesional básica (preferentemente de 2º curo), y de ciclos formativos de grado medio, y superior, así como población universitaria y con edades equivalentes. De forma excepcional también a alumnado de 4º de la ESO de centros que estén situados en el medio rural, donde los ciclomotores y la moto son un medio de transporte frecuente.

Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaManual del Taller de reducción de accidentes de tráfico asociados al consumo de alcohol cannabis y otras drogas (2.018 kbytes)  
  • Programas de formación en autoescuelas

Con estos programas se pretende incrementar la percepción del riesgo asociada a conducir bajo los efectos del consumo de alcohol, cannabis y otras drogas y favorecer el cambio de actitudes y una conducción responsable. Existen dos tipos de talleres formativos: los dirigidos al profesorado de las autoescuelas para que actúen como mediadores y los que intervienen directamente con los futuros conductores mediante técnicos de prevención.